La emoción de trabajar

En todos los trabajos monótonos hay un momento casi emocionante, casi temeroso, casi adrenalínico, en el que el cuerpo se te llena de una sensación de riesgo adictiva…

… electrizante…

… estimulante…

… excitante…

… es ese momento en el que simulas que trabajas pero, en realidad, estás en tus cosas.