Queridos braquets:

Sé que me vais a dejar unos dientes preciosos cual estrella de cine pero sois molestos a más no poder.

Os odio.

Odio cuando hacéis que me trabe la lengua al hablar, sobretodo con el inglés, cuya posición es en ocasiones más sibilante y no atino y me salen a veces gotitas de baba voladoras que me hacen subir los colores. Me hacéis parecer tonta. La culpa también la tengo yo que a veces quiero hablar muy rápido. Pero eso no importa. Es otra historia.

Os odio también por insistir en encajarme la comida entre vuestros hierros de forma que me cuesta gran trabajo sacarla y rezo por no tener que salir corriendo mientras como con un trozo de lechuga enganchado entre los dientes y uno de vosotros.

Odio cuando me hacéis daño, ejerciendo presión y obligándome a comer cremitas de verduras, ¿no sabéis que si la comida no se mastica, no llena?

Os odio horrores también cuando quiero zamparme una “hamburguesaca” y la tengo que cortar con el cuchillo y el tenedor como una pijita remilgada y bobalicona, perdiendo toda la esencia del guarreo “hamburguesil”. Sé que lo hacéis por mi y por la operación bikini, pero me hace parecer ridícula.

Mis queridos braquets, sé que en unos años vuestro trabajo habrá merecido la pena y os estaré eternamente agradecida pero hoy por hoy, por todas estas cosas y muchas otras más, os odio.

Escrito por:loslunesperros

Un comentario en “Queridos braquets

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s