David quería comprarse una moto. Durante muchos días estuvo horas y horas buscando por miles de páginas web anuncios de venta de motocicletas. Las había de todo tipo pero no encontraba lo que él necesitaba: una moto “chula”, barata y que no dejase de funcionar a los dos días.

Un día vio una que le gustó mucho. Era una moto roja con un rayo amarillo pintado en los laterales. Parecía no tener ni un solo desperfecto y relucía, como recién pintada. Lo mejor de todo era su precio, ¡era baratísima! Tenía que ser suya. ¡No había duda de que era un chollo! No obstante, como David ya tenía experiencia en motos baratas que finalmente costaban más en reparaciones que en su compra, decidió llamar a su amiga Vero para que le ayudase.

Vero era policía y, como buena policía, era cotilla por naturaleza. Su trabajo en esos momentos era bastante aburrido así que las incursiones de David para que le mirase matrículas de motos le divertían. ¡Se podían saber tantas cosas de gente desconocida con sólo mirar una matrícula! Hermanas peleadas, divorcios, hijos conflictivos… En su cabeza se montaba películas con personas inventadas a partir de lo que encontraba y, de esa manera, el tiempo en la oficina encerrada le pasaba mucho más rápido.

Aceptó encantada el encargo de David. Cogió la matrícula de la moto del rayo amarillo y empezó a investigar.

– Ufff… -pensó Vero – ésta moto ha pasado por muchas manos. Aunque ha pasado todas las inspecciones técnicas sin incidencia alguna.

Miró detenidamente las fechas de compra-venta de la moto. No parecía haber ningún tipo de problema. Era muy extraño. Normalmente, cuando un vehículo empezaba a fallar, los traspasos titular se iban acortando en el tiempo. Esa moto no parecía tener defectos y esos traspasos eran muy prolongados. Sin ningún patrón.

Como tenía tiempo de sobras, Vero decidió curiosear a todas las personas que habían sido propietarias de esa moto.

No se podía creer lo que estaba viendo.

A medida que pasaba de titular en titular la sangre se le iba helando.

Todas las personas tenían un hilo conductor en el momento de poseer la moto del rayo. A saber:

Antonio Saavedra Lopez: murió en un accidente de moto. Oscar Latorre Saez: perdió a su hijo en un accidente de coche. Marina Gutierrez Ruíz, perdió a su hermana a manos de su ex-marido. Raúl Torrído Ecija, actual propietario, tuvo un accidente en su empresa donde murieron 3 trabajadores.

Esa moto era la viva imágen de la muerte. La moto del mal.

Vero llamó inmediatamente a David y le dijo que ni loco se comprase ese diablo sobre ruedas.

Así que David siguió mirando miles de páginas web en busca de otra moto.

Dos días más tarde, a 30 kilómetros de distancia, Sergio había quedado con un tal Raúl para que le enseñase la moto que vendía.

-Tío, me encanta la moto, ¿tiene algún tipo de problema? – le preguntó Sergio a Raúl.

-No, que va. Es que he tenido una incidencia en mi empresa y necesito venderla, necesito dinero rápido. – le respondió Raúl.

-Pues me la quedo. – le dijo Sergio y le dio un sobre con el cantidad que pedía.

Sergio subió a la moto, encantado de la adquisición que había hecho. Sus colegas iban a alucinar. Raúl se la había limpiado antes de dársela y los rojos y amarillos relucían que daba gusto mirarla. ¡Y eso no era todo! ¡funcionaba a las mil maravillas! El motor rugía de esa forma que sólo los amantes de la velocidad pueden entender. ¡Que gran compra había hecho!

– ¡Ivan! – llamó por teléfono a su amigo – Baja al portal en diez minutos que te enseño mi auto-regalo de cumpleaños.

Giró la calle a la derecha, justo cuando el camión de la basura tiraba marcha atrás.

Escrito por:loslunesperros

2 respuestas a “La moto en venta.

    1. Si te digo que, excepto el desenlace final, todo el resto de la historia es real… ¡Muchas gracias por leerla Montse! Y tranquila que motos como esa espero que solo haya una y sea pronto destruida jajaja 🙂 Un beso!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s