Me hierve la sangre.

Mucho.

En éstos momentos, ese demonio que habita en nosotros y suele estar bastante controlado, está ansioso por salir. Ruge de rabia.

No soporto las mentiras. Esas mentiras que afectan a otras personas. Esas mentiras que anteponen el poder, la fama y el prestigio de otros, a la seguridad del resto de los mortales. Las que anteponen el dinero y las cámaras de televisión. Las que pueden hacer mucho daño.

Y lo hacen.

Esas mentiras que no se pueden contar.

Esas que dentro de ellas mismas conllevan otras mentiras.

Esas que se adornan para que queden bonitas porque eso es lo que realmente importa, que a los ojos de los que creen, quede bonito.

Nos dominan con palabras vanas y retorcidas mientras por detrás, tejen sus propias telarañas. Esa falsedad, maquiavélica y manipuladora de personas con poder que luego alardean que hacen el bien, que se preocupan por todos.

Y todo es mentira.

Me hierve la sangre.

 

 

Escrito por:loslunesperros

5 respuestas a “Son esas mentiras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s