Siento que se acerca.

Tiemblo. Me cuesta respirar.

Duele el alma, el pecho, el estómago, la parte más profunda del cerebro… esa que no para de pensar en ti… en los recuerdos… Todo ese montón de recuerdos. Las risas, las aventuras, las caricias… Duele la parte que no comprende. La que no concibe cómo hemos llegado hasta aquí. La que no te quiere soltar a sabiendas que tal vez sea la decisión acertada. La que resiste porque todavía cree en las historias de cuento y en las mariposas.

Aquella que no quería admitir que existía en mi. Y ahí está.

Soy dos personas distintas en un mismo cuerpo que se pasan el tiempo discutiendo entre sí por decidir quién manda… si la razón o el corazón. Ambas opciones son buenas y ambas opciones van a doler.

Más todavía, si cabe. Porque ya duele.

Nunca me ha gustado esperar. Odio esa incertidumbre que tambalea el puente por el que pasas. La misma que te mantiene unida a la tierra por un cordel, al que te aferras aún siendo consciente que si el puente cae, la ostia te la llevas igualmente.

Es duro darse cuenta de que construí mi propio reino sobre una montaña de arena. A la primera tormenta todo se derrumbó.

Se dice que hay que saber dejar ir cuando llega el momento.

Supuestamente es de sabios.

Pero….

¿Cómo sabe el amor que es el momento si todavía ama tanto?

Escrito por:loslunesperros

4 respuestas a “Construir castillos sobre montañas de arena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s