Nos pasamos la vida esperando.

Esperamos al momento perfecto.

Casi siempre. Tenemos esa mala costumbre.

Esperamos a que haga buen tiempo. A que estemos seguros. A que pase la tormenta. A saber más. A pesar menos. A que pasen unos días, meses, años…

Deberíamos recordar que así lo único que hacemos es esperar a que la vida pase y ese tiempo jamás, JAMÁS, se recupera.

Y tu… ¿a qué estas esperando?