“¿Te vas tu sola?”, “¿No te da miedo?, “A mi me daría mucha “cosa” sentirme sola y no hablar con nadie en todo el día…”.

No soy ninguna valiente, no os penséis. Viajar sola es algo que he hecho solo dos veces y a países europeos. Es más bien una forma de obligarme a salir de mi zona de confort.

Algo que debe hacerse lo más a menudo que se pueda.

2018-03-24 04.00.41 1.jpg
Noche de música en YES! Hostel, Lisboa

Lo que esas personas no saben es que algo mágico sucede cuando viajas sola. Ese algo es, precisamente, que la soledad termina por ser una mera elección. Incluso las personas algo tímidas como yo se ven forzadas a salir del propio silencio (ese que por dentro no deja de hablar), y acabas “obligándote” a “actuar”.

Y es ahí. Justo ahí.

Cuando empiezan a pasar cosas.

Tu propio universo se abre. Las capacidades que creías limitadas, esas que tanto envidiabas en otras personas, aparecen… no te faltaban, ¡las tenias escondidas! justo ahí, detrás de tu zona de confort.

2018-03-24 04.06.50 1.jpg
“Free Shoot” después de la cena. YES! Hostel, Lisbon.

Algo mágico sucede, también, cuando personas en solitario y de puntos muy distantes del planeta, confluyen en un mismo lugar en busca de su propio objetivo personal. Si además, una de esas personas sabe tocar algún instrumento musical y/o cantar, la magia es completa. Se crea entonces un clima único, como si de un paréntesis espacial se tratara. La vida fuera de ese momento desaparece y solo existe el ahora. Una pausa que se saborea tan lentamente que en tu mente se va grabando a fuego.

Y ahí quedará, para siempre. Con un color especial.

Pienso que eso sucede porque en realidad sabes que ese preciso instante, con esas personas en concreto, jamás en la vida volverá a repetirse. No hay espacio para los malentendidos, para el conocimiento de los defectos de los demás, para el pasado o el futuro, para las decepciones, para las comparaciones… no hay tiempo para nada más que el AHORA. Es precisamente ese motivo el que deja el regusto de un recuerdo entrañable. Tu cerebro almacenará la música y las voces, los olores, los colores y luces, los sabores… Tu vivencia del presente con los 5 sentidos.

Y es entonces cuando una piensa… si es precisamente esa sensación de irrepetibilidad y de vivir el momento en presente lo que da magia a la vida, ¿porqué dejamos pasar los días sin vivirlos?

Damos por hecho que dentro de nuestra monotonía, al día siguiente, las cosas seguirán como fueron el día anterior. Y en ocasiones no es así. Por ese motivo propongo que vivamos cada día agradeciendo aquello bueno que tenemos. Que intentemos sacar algo bueno incluso del día más cabrón. Que les digamos a esas personas que queremos más a menudo que son importantes en nuestras vidas.

Hagamos los días irrepetibles.

P.S: La fotografía principal es un dibujo que hizo la guitarrista del grupo, representándonos a todos, en la pared de un bar de vinos donde tenían rotuladores preparados para que todo el que pasara por allí, dejase su huella en sus muros. No recuerdo el nombre del bar.

 

Escrito por:loslunesperros

5 comentarios en “Algo mágico sucede cuando viajas sola… con reflexión final.

  1. Oh qué maravillosa! Me siento tan identificada, si viviese de verdad en un país normal me lanzo a la aventura, me encantan los viajes, uno se reconoce y los horizontes ciertamente se ensanchan, espero pronto escapar de esta realidad que me obstaculiza, para darme la oportunidad de vivir la vida a plenitud.

    Me gustó mucho tu experiencia, siento que regresaste renovada 😊❤

    Le gusta a 1 persona

  2. Me encantó leer esto. He tenido la oportunidad de conversar con personas que se han atrevido. Ese brillo de sus ojos cuando hablan del momento en que se atrevieron, creo que incluso para muchos llega a ser adictivo. Cuando estaba en la Universidad, en nuestro apartamento recibimos a un argentino mochilero, que había despertado un día harto de la monotonía de su vida en pareja, de su trabajo que odiaba y de todos los días sentir que tiene que hacer algo al respecto pero nunca tener el valor de hacerlo. Ese día dejó todo atrás, y para el momento en que lo conocí, ya tenía un año de haber salido de Argentina, había recorrido muchísimos países en su ascenso y trabajado aquí y allá, dejando amigos en todas partes dispuestos a recibirlo nuevamente. Su plan era recorrer toda latinoamérica. Cuando llegó a Venezuela, estuvo una semana con nosotros, planeaba visitar la Gran Sabana. Él me dio una perspectiva diferente, se atrevió, y con lo poco que tenía haciendo sus viajes era muy feliz. Yo todavía no he podido tener el placer de hacer algo como eso, pero algún día sí que me gustaría. La conclusión que saco de todo y he allí el meollo de la situación, es que cuando partes sola, sin nada más, sin ataduras, ni limitaciones, eres un recipiente vacío que se va llenando un poco más de alegrías, conocimientos, amistades, experiencias y recoges un pedacito de cada cosa a plenitud; un ejemplo el dibujo que mencionaste. Muy buena publicación, Nessa. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Que preciosa historia! Admiro muchísimo las personas que se aventuran a hacer ese tipo de viajes largos por sí mismas. De todas formas, viajar, sea del modo que sea, siempre te abre la mente, el grado de apertura solo depende de uno mismo.
      Gracias por comentar Paula. Un abrazote grande!!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s