2 TIPs de concentración creativa y un poco de ego motivador.

Hace algo más de una semana, la dulce poeta Saragrafías, en un comentario de éste post, me pedía que le diera un TIP de pintura, para pintar flores, porque estaba bloqueada artísticamente y se frustraba con el resultado.

No suelo pintar flores, a decir verdad, aunque tengo un par de ideas que quisiera experimentar… tampoco creo que se trate de un TIP muy técnico el problema que comenta Sara, sino que más bien es un tema “de pensamiento”. Pasé por ese mismo bloqueo durante MUCHOS años.

Es por ello que he decidido hacer éste post. En él encontraréis una HISTORIA vivencial (tipo charla americana jajaja), un TIP “motivacional” y otro TIP más “técnico”.

LA HISTORIA

milanstreet
Sketch inacabado de una calle de Milán.

Siempre me ha gustado dibujar. Si hago memoria, me he pasado gran parte del tiempo de mi vida escribiendo y dibujando, pero es ahora cuando me doy cuenta que cuando más realizada me sentía, era cuando lograba algo a través de mis dibujos o letras. La creatividad siempre me ha hecho feliz.

Sin embargo, por circunstancias de la vida y, sobretodo, por creencias y costumbres sociales impuestas, me pasó lo que a muchos: lo aparqué. Ya os podéis imaginar… Hay que tener un trabajo estable, con ingresos fijos, que te dé de comer para que el día de mañana puedas comprarte un piso, hipotecarte durante 40 años, casarte, tener una familia, unos hijos (sino no te sentirás realizada como mujer) … y un largo etcétera.

Un día me levanté por la mañana, miré a mi alrededor… ya había pasado los 30 años, tenía un trabajo fijo, ingresos estables, vivía de alquiler pero en un piso bonito, buena zona, tenía (y tengo) una perra adorable, una pareja genial, estaba sana…

Pero no era feliz.

Recuerdo cuando Jose me decía que no me veía con ilusión, que me estaba apagando… imagino que se pensaba que era por él. Yo no le comprendía, porque yo sí que era (y soy) muy feliz con él. Ese bloqueo y esa resistencia mía por no querer aceptar quién soy en realidad y entender que, aceptar quién es cada uno no solo esta bien, sino que es la única forma de vivir en paz, nos ha costado más de un disgusto. Siempre he creído que Jose es un regalo que la vida me ha dado. Es mi muso.

Fué él quién me dijo que tenía que soltar toda esa creatividad, esas historias locas que me vuelan siempre por la cabeza. Que tenía muchas ideas pero nunca hacía ninguna. Así que me puse a ello.

Pero no podía. Me sentaba en la mesa, lápiz en mano… y no había manera. El bloqueo de tantos años era BRUTAL.

Después de mil intentos, un día, apareció Sonia.

TIP 1: ENTRAR EN EL “MOOD” y DISCUTIR CON “LAS VOCES”

dibujos_0008
De esa sesión salió el dibujo del “pajarillo”, que guardo con mucho cariño en mi corcho, para no olvidar el camino.

En la primera clase que hice con Sonia, ella me enseñó su manera de entrar en el “MOOD” antes de empezar a dibujar. Digo dibujar, pero imagino que se puede aplicar más o menos a todo lo creativo.

Para ella, se trataba de entrar en el estado óptimo de trabajo de la siguiente manera:

1. Relajarse

2. Eliminar pensamientos supérfluos y/o nocivos (las voces)

3. Entrar en contacto con el material

4. Fluir.

Sonia ponía música relajante, al final incluso hizo un audio de relajación creativa con su voz. Hacía que tocaras el papel que tenías delante con los ojos cerrados, concentrándote en la música/la voz, el tacto del material… te decía que escucharas tus pensamientos, les dieras las gracias por la información y los dejaras marchar… y luego te hacía coger el lápiz y lo deslizabas sin mirar, solo fluyendo con el sonido, dejando la mano ir. Como un calentamiento.

En esa primera clase, me recordó técnicas como la de dibujar al revés, con la mano contraria a la habitual y, mi favorita, dibujar sin levantar el lápiz.

Esa costumbre, llámalo consejo, llámalo técnica de concentración… considero que es muy importante. Cada uno tiene que encontrar su forma de entrar en ese estado óptimo de trabajo que es distinto para cada uno. Por ejemplo:

Lo que yo hago ahora es lo siguiente.

  1. Me pongo una música que me guste o me apetezca oír en ese momento. Como sabéis, funciono por “vomitonas creativas” así que la relajación meditacional no me va mucho.
  2. Cojo el bolígrafo, una imagen de referencia y empiezo a dibujar sin levantar el bolígrafo. (Otro igual prefiere garabatear a lápiz, manchar con pintura… para gustos colores).

    TIP: dibujar sin levantar el bolígrafo ayuda a que el cerebro vaya comprendiendo dónde colocar las cosas, midiendo las distancias sin levantar la línea, igual que los volúmenes.

  3. Empiezo a escuchar a mi cabeza. En éste punto, mi cerebro empieza a decirme cosas feas, tales como: “vaya mierda estás haciendo”, “¿en serio crees que vas a alguna parte con ésto?”, “puff.. mira que churro, si esto lo hace un niño de 3 años”, “eres una flipada”, “si dices que ésto te gusta y se te da bien es que eres tonta”, y un largo etcétera. Así que, le contesto. No es de locos, aunque escrito así lo parezca, a ésto en psicología se le llama REESTRUCTURACIÓN COGNITIVA (corrígeme si me equivoco Sarita). Me digo que da igual lo que salga, que es solo un calentamiento y no tiene por qué verlo nadie; que en el arte aprender es algo continuo, que cada uno tiene su propio estilo y que hay gustos para todo. Me intento responder con cariño, recordándome que no tengo por qué ser fiel a una imagen cual fotografía, cuando el arte en sí es mera interpretación. Supongo que ya entendéis por dónde voy.
  4. Llegados a éste punto, ya me he relajado. La mano me funciona sola y me siento fluir. A los 5 minutos he terminado el calentamiento. Muchas veces incluso me sorprendo. Ya estoy lista para lo que sea.
chica2bajares
Esbozo-calentamiento sin levantar el boli.

TIP 2: NO ES UNA FLOR. ES UN CONJUNTO DE LÍNEAS.

Éste segundo TIP, los que dibujáis mucho ya lo conocéis. Es muy sencillo.

Se trata de que cuando nos pongamos a dibujar, por ejemplo, una taza de café, hagamos entender a nuestro cerebro que eso que ve NO ES una taza de café. Es un conjunto de líneas, espacios, volúmenes, sombras y ángulos.

¿Cómo hacer eso? Hay que entrenar un poco el ojo, pero se consigue rápido. No hay que mirar la taza completa, mírale un lado, la línea del lateral, dónde le empieza el asa… ¿hay una curva? ¿un bulto? ¿una línea de luz que no habías percibido?

Con el tiempo, se dejan de ver ojos, pétalos o lámparas y se empiezan a ver esos pequeños detalles que el “ojo común” no ve.

De ahí que se diga que los artistas tienen una mirada más profunda de las cosas.

oveja
Cabeza de oveja sin levantar el boli

Bueno, espero que os haya gustado el post y que en cierta manera os haya podido ser útil. Sería genial que explicárais vuestras “técnicas de entrada en el MOOD” y/o vuestra experiencia con los desbloqueos creativos, así entre todos, podremos “fluir” con el arte y daremos a éste post una vida más útil.

Dime, ¿qué haces tú?