Tal vez sea por la edad, la verdad que no lo sé,

algunos dicen que la experiencia da la sabiduría,

en mi caso no soy sabia, quizás, tal vez, al fin,

he aprendido a dar pequeños pasos para curar heridas.

 

¡Pero qué sabré yo! ¡tan utópica! ¡tan ingenua!

si solo soy una chica humilde

que solía esconderse asustada entre matorrales,

y ahora corre como loca entre raíles.

 

Ésta vida, tan perra ella, te pone a prueba,

te reta, te hiere, te mima, te grita,

sin saber el sentido ni el porqué, te enseña,

te da golosinas dulces y luego te las quita.

 

Como en ese agua dónde limpias los pinceles oscuros,

que se tiñe de un negro manchado de cenizas y tierras,

tan feo, tan oxidado, tan turbio,

así ahoga tanto la confusión que amilana tu entereza.

 

Es lo que pasa cuando quieres y no entiendes

cuando deseas dar, y estar, y amar… y se van…

“Déjalo volar”, dice el refrán,

“que sabrás si de verdad te ama si al final vuelve”.

Escrito por:loslunesperros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s