La montaña rusa

Son tiempos extraños

y confusos,

casi locos,

llenos de grandes momentos

y muchas penas

para tí más que para mí.

Tu tienes muchas,

de penas.

No comprendo muchas cosas,

¿qué es lo que está pasando?

no me hablas,

¿no me piensas?

siento el amor

¿te queda amor?

Dicen que no hay que entenderlo todo

que hay que dejar fluir,

dejar ir,

que el tiempo todo lo cura,

que todo tiene su momento,

se dicen tantas cosas…

tantas…

que lo único que hallo en mi mente

es mera confusión.

No es una batalla, no,

estoy triste pero también feliz,

estoy desilusionada pero también

vibrante de emoción.

Una puta montaña rusa,

la más alta y vertiginosa,

tiene menos vaivenes que yo.

¿Sabes? A veces quiero que frene,

pero creo que me he acostumbrado

a que el alma de vez en cuando

reviente en alguna bajada,

¿que pasaría si parase?

¿compraría otro ticket?