Divagaciones dentro de una burbuja.

Chica con media melena negra.

Resultó que el que parecía loco, no lo estaba tanto

y que las cosas que parecían comunes, tampoco lo eran.

Querer creer no es lo mismo que creer de verdad.

Uno no avanza si no rompe muros y corta zarzas.

Eso es un hecho.

El mundo está hecho para los luchadores,

y ser valiente no significa no tener miedo.

Tener opiniones distintas

jamás debería significar separarse,

sino un motivo para desarrollar nuevos argumentos y crecer.

Ahí es donde aparecen las burbujas,

esas que son tuyas y solo tuyas, pero que alguna vez las compartes,

vivir en ellas: frescos en verano, cálidos en invierno,

llenas de luz, de calor, de tranquilidad y paz.

Yo tengo la mía,

¿Y tú?