Me gusta sentir

Me gusta observar por la ventana y ver el mar rompiendo las olas detrás de los árboles.

Me gusta ver el vaivén de sus ramas bailando al son del viento, flexibles, llenas de vida… de múltiples vidas.

Me gusta la vida que da el sonido de los pájaros revoloteando cuando no hay nadie andando por la calle, a excepción del gato salvaje del vecino.

Me gusta escuchar música de piano al escribir, hace que la caja de las emociones se abra más fácilmente y las letras fluyan como notas en una partitura.

Me gusta mirarte a los ojos y ver como tus pupilas se dilatan al mirarme, rodeadas de tonos cambiantes de verde y marrón, dependiendo de la luz.

Me gusta rebuscar dentro de ellas, ahondando en tus pensamientos y tomando el camino hacia tu corazón. Sí, desde tus ojos.

Me gusta ver que dentro de él hay un hilo rojo que conecta con el mío, aunque nadie más que tu y yo podamos verlo.

Como dice la leyenda.

Conectados en alma y en ser.

Seamos leyenda.