Anoche tuve un sueño…

Soñé que todo el mundo me criticaba, me gritaba, me decía cosas horribles.

Era una sensación muy desagradable. Mis seres queridos, la gente desconocida, los vecinos… todos tenían algo feo que decirme.

Pasé todo el sueño intentando esconderme en alguna esquina, agobiadísima, deseando desaparecer de la faz de la tierra.

Todo el mundo era tremendamente cruel. Parecía tan real…

Entonces, de repente, me giraba hacia mí misma, como en el primer plano de una película y me decía a mí misma:

“Todo esto que te dicen ellos lo estas soñando TU. La realidad no es así. Esto es precisamente lo que te dices tú a ti misma todos los días. ¿No te da qué pensar?.”