Aprender a esperar.

A los que me seguís ya sabéis que de vez en cuando me gusta divagar sobre lo que ando haciendo. En realidad os utilizo un poco porque me sirve para ordenarme un poco (es broma) pero como siempre os digo, si a alguien le sirve de ayuda o quiere colaborar con su propia opinión, soy toda ojos.

No sé si recordaréis el post de La lista de Intenciones y Proyectos (si no, siempre lo podéis visitar, tiene mi primera ilustración lograda en Procreate). En él ponía 4 cosas en las que quería volcar la mayor parte de energía, estas eran: mejorar el arte digital, gestionarme mejor, hacer unos dibujos prometido y terminar unos cursos comprados.

Pues bien.

Solo he conseguido uno y medio.

Pegatinas con el logo y bolsa de tela serigrafiada a mano.

No he hecho el vago, lo prometo. En realidad, en un mes y medio, he avanzado en muchísimas cosas y hay otras muchas que están cambiando poco a poco pero me he dado cuenta de que hay ciertas cosas de mi vida habitual que no son compatibles con la perseverancia que conlleva perseguir ESTE sueño.

Lo que me lleva a compartir el siguiente pensamiento con vosotros: lograr un objetivo y medio no es poco, en realidad es señal de que se está avanzando, está habiendo un esfuerzo gradual y persistente, un cambio en los patrones del cerebro que darán espacio a nuevas oportunidades.

En ocasiones considero que nos presionamos demasiado con alcanzar objetivos ambiciosos en poco tiempo y acabamos exhaustos, a la par que enfermos. A mi me ha costado mucho tiempo entender que todo tiene su proceso y que el tiempo en cada uno es el que tiene que ser, ni más ni menos. En el momento que dejamos de fluir y disfrutar de lo que nos apasiona, de lo que de verdad deseamos, nuestra energía se contamina, emborronando todas nuestras mejores intenciones.

Mantendré los mismos objetivos que tenía en aquel post que os mencioné porque, en realidad, son objetivos muy grandes que requieren tiempo. Mientras tanto, os iré informando de aquellos más “pequeñitos” entrelazados, como no, con mis ilustraciones.

¿Qué opináis vosotros de ponerse grandes objetivos? ¿Sois de los que son muy persistentes y hasta que no los logran todos no paran? ¿Os agobiáis enumerando muchos a lo grande como hacía yo?