FREE PRINT y una revelación de gimnasio.

¡Hola a tod@s!

¿Cómo está yendo el verano? (o el invierno, según el hemisferio en qué se mire). Por aquí el tiempo está algo loco… tanto hace un calor insoportable como cae una tormenta abrumadora y luego vuelve a salir un sol radiante. Adoro la lluvia, por muy rara que pueda parecer… excepto para sacar al perro, claro está.

Sigo en el mismo proceso de introspección que en el último post, valorando incluso, volver a cambiar la imagen del blog de nuevo… (algo tiene que no me acaba de convencer). He pausado la prosa y los textos y me he dado al dibujo y a darle vueltas “al coco”. También he vuelto a correr.

La historia viene cuando el otro día fui al gimnasio y vi pasar a una chica llevando esto:

No se a vosotr@s, pero a mi instantáneamente me subió la sangre a la cabeza y se me hincharon las venas de la frente que parecían al borde de la explosión, como las que tienen los ciclados asiduos a las pesas inyectados con hormona de caballo. Es de LEFTIES, la marca cutre de ZARA. No sé quién diseñaría tal vergüenza de camiseta y se fué tranquil@ a la cama. A una gran fan de la mujer Vikinga como soy yo ESO me enciende todas las alarmas.

Así que he decidido que a partir de ahora, “fuck” camisetas con mensajes de mierda de multinacionales, me las voy a hacer yo. Y no solo eso, sino que van a ser empoderadoras, reivindicativas y llenas de garra luchadora porque está claro que aquí, o nosotras mismas nos levantamos o las multinacionales nos atontan.

Todo éste chorreo para deciros que la ilustración que abre éste post la hice para estampármela en una camiseta a modo experimental (y que todavía no he hecho porque enchufar la plancha me da pereza) pero considero que su lema: “POR SUPUESTO, YO PUEDO” puede ser un apoyo y una referencia para quién lo necesite. Os la podéis descargar en el enlace a continuación.

DESCARGAR – FREE “I CAN” PRINT –

Voy a leer un rato, no sea que el glamour me nuble los conocimientos de gramática.

Disfrutad de éstos días y ya me contaréis si habéis visto alguna otra prenda de la que valga la pena echar pestes.