Hay zapatos que son como la vida misma, hermosos pero dolorosos.