Desidia laboral y la fascinación de las mentes retorcidas.

Tengo un trabajo que en ocasiones me aburre. En otras, me fascina. Esto último pasa pocas veces, a decir verdad. Lo que realmente me fascina es ese misterio interno de las personas. Esa cosa extraña, peculiar, puntillosa, retorcida o inesperada que tenemos todos, que nos hace únicos y, no siempre, es precisamente lo bueno. Tampoco…

Leer Más

Escribir es un canal…

En el silencio, ese que dice cosas, las palabras me fluyen solas y soy capaz de ponerle sonido al dictado del alma, de los anhelos, de los miedos… aunque a veces la voz que transcribo y los sentimientos del corazón se contradigan.

Leer Más