Cohetes a la deriva y una perra adorable.

Mi cerebro va a mil revoluciones por minuto. Y eso es lo que me pasa. Que me he desenganchado del cohete y me he quedado flotando en el espacio, sin correa de unión. Como en las películas. A la deriva.

Leer Más